Motos en Colombia | La mejor revista de motos | Bimotos

Kawasaki Z 800

Kawasaki Z 800 test drive

Ya se encuentra disponible en nuestro país la Streetfighter de peso medio de la casa de Akashi. Una guerrera de las calles que contrasta su agresivo diseño con la dulzura y contundencia de su corazón de 806 centímetros cúbicos que la ubican, sin ningún tipo de discusión, entre las mejores motocicletas que han pasado por nuestras líneas.

Con la llegada de la Z 800 viene a mi memoria el momento cuando le preguntaba a nuestros amigos de Kawasaki ¿por qué no llega a nuestro país la Z 750 si es la Naked más vendida en Europa?, a lo que me respondían “Jahnsito, principalmente es por costos, saldría casi a lo mismo que una Z1000”. Una respuesta bastante lógica y contundente aún para una de las marcas más dinámicas del mercado nacional. De ahí la sorpresa al saber, a mediados de noviembre del año anterior, que llegaría la nueva Z800, que siendo sinceros me atraía en su apariencia, pero no era una motocicleta que hubiera considerado tener en el garaje, algo que cambiaría rotundamente después de la prueba que traemos a ustedes.

Poder elegir la moto perfecta es tan difícil como estar en un desfile de los Ángeles de Victoria Secret y tratar de elegir la mejor, en donde entran a jugar varios factores como el gusto, la altura, feeling, entre otros, que para mi caso en particular, no me complicaría. Con las motocicletas sucede algo parecido, aquí juegan un papel muy importante las prestaciones, diseño, precio, pero sobre todo el gusto y necesidades del piloto. ¿Pero a qué se debe todo esto?, simplemente para contextualizar que aunque hemos manejado muchas motocicletas que cuentan con una ficha técnica impresionante, lastimosamente no se pueden disfrutar a plenitud por nuestras vías, por el estado, las restricciones de velocidad, entre otras, por lo que en lo personal, comencé a interesarme por los motores de 800 cc, que tienden más a transmitir las sensaciones de estar sobre una moto con motor de litro, que sobre una 650 y que en el caso de la Z800 japonesa, no sería la excepción.

Prueba de mtos Kawasaki Z 800 test drive

Vestida para la batalla.

La estética de la Kawasaki Z800 transmite en sí toda la esencia naked y agresiva que busca la casa japonesa. Unas líneas marcadas y modernas en las que se detalla todo el ADN heredado de su hermana mayor, reafirmando la personalidad de la saga Z de Kawasaki, que ya cumple 40 años, y que le advierte inconscientemente al piloto que no se trata de un juguete para niños. Si a esto le sumamos las horquillas invertidas KYB de 41 milímetros, los discos lobulados de 310 milímetros con pinzas de 4 pistones opuestos, una quilla afilada que juega perfecta con las líneas de la moto y el sillín tipo deportivo para el acompañante, podrás hacerte una idea de las prestaciones que contiene en su interior sin necesidad de mirar la ficha técnica.  

Sensaciones opuestas.

Luego de detallar el exterior de la Kawasaki Z 800, nos disponemos, con cierta incredulidad, a verificar la posición de manejo que nos daría la primera sorpresa al ubicarnos y no quedar con una postura tan radical como en otras naked, y que otorga una conducción mucho más natural en ciudad, permitiendo un mejor control de la motocicleta en bajas velocidades y menor cansancio al momento de salir a disfrutar de carretera.

Se enciende el corazón de la 800 y…….haaaa, el dulce sonido de los tetracilíndricos japoneses aflora, un arrullo para los sentidos, que en este caso especial invita a no pasar de las 5.000 revoluciones para sentir durante todo el trayecto ese sonido ronco y profundo de las bajas de este motor de 806 centímetros cúbicos, sin importarnos si vamos a 80 ó 100 kilómetros por hora en la 5ta o sexta marcha, lo importante en ese momento era no perder esa melodía en la que no hace falta tener música en nuestro casco. Una sensación bastante contradictoria al recordar ese impulso que tuvimos al verla de prenderla y sacarla a carretera para acostarla en las curvas.

Luego de salir de la hipnosis del sonido de su motor, nos dispusimos a exigir la Z800 a fondo, a los 100 Km/h nos preparamos a meter la siguiente marcha y.. oh! sorpresa ya estaba en sexta, empezamos a aplicar gas y ya sobre los 140 perdimos cualquier conexión con el sonido del motor debido al viento en nuestro casco que nos recordaba que estábamos sobre una moto desnuda. El paso a seguir fue tratar de pegarnos al tanque, como el que busca protegerse de un aguacero con un cuaderno en la cabeza, para entrar a zona de curvas en donde la Z800 se comporta a la perfección, sosteniéndose cual deportiva durante el trazado, asumiendo con total sumisión la insinuación del piloto tanto en dirección, como con el puño derecho.

Conclusiones.

Sin ningún tipo de duda, en mi humilde opinión, “una de las mejores motos del mercado, y la mejor del segmento para Colombia”. Un vehículo que contrasta la imagen musculosa y agresiva de un peleador de lucha libre, con la “nobleza” y dulzura de su corazón tetracilíndrico, que se puede disfrutar tranquilamente en ciudad bajo el embriagante sonido de su motor en bajas, o exigir en carretera y en zonas viradas sintiéndose Yony Hernández.

Una motocicleta con una posición de manejo bastante cómoda para su especie, con la que se pueden afrontar los comunes trancones de la ciudad, sin pasar cuenta de cobro por el cansancio, que indiferente a su apariencia agresiva se puede disfrutar bajo una conducción tranquila, siendo consientes que para cualquier sobrepaso se cuenta con los 113 equinos de su motor, siempre listos a desbocarse. 

[GALERÍA][GALERÍA]

Back to top