Motos en Colombia | La mejor revista de motos | Bimotos

KTM Duke 200

KTM Duke 200

Derivado de la palabra francesa "Duc", que proviene del latín "Dux" y significa "líder", Duke fue el término utilizado inicialmente para referirse a un comandante militar, y en la Edad Media traducía "primero" entre las monarquías Germánicas. Históricamente es el rango más alto que puede heredarse en la nobleza, por debajo de los títulos llevados por el reinado. La pequeña Duke 200 nació para ser líder, título que hereda de las grandes de la casa, pero que se gana con argumentos de sobra en estilo y prestaciones.

Pocas veces hay tanta expectativa previo a un lanzamiento, pero en el caso de la nueva KTM 200, una pequeña de la saga Duke, supone el listón más alto en la categoría naked de baja cilindrada, a donde llega a liderar prácticamente sin competencia.

Es lógico que los fabricantes de vehículos buscan contar con opciones en todos los segmentos del mercado, especialmente en los de baja cilindrada para lograr fidelizar a los nuevos compradores hacia la marca. KTM es líder indiscutible en el mundo off road, seis victorias consecutivas en el Rally Dakar con siete motocicletas clasificadas entre las 10 primeras y cuatro de ellas en las primeras plazas, además de los múltiples títulos de Motocross y Enduro en todo el mundo. No obstante, las motos de calle estaban destinadas para usuarios expertos, desde las SMR 450 hasta las superbike RC8 1190, que exigían un alto nivel de manejo.

Cuando los ingenieros de KTM pensaron en una moto de acceso a la marca, se trazaron varios objetivos, debía ser para público joven, con un diseño que mantuviera el estilo deportivo de la marca, de alto nivel de calidad, con prestaciones superiores en la cilindrada y un precio al alcance de todos. Con la nueva Duke 200 que llega a nuestro mercado estoy seguro de que cumplieron.

La Duke 200 no es la menor de la saga, en el mercado europeo se comercializa la versión 125 que es exactamente igual a la 200 pero con el propulsor más pequeño. Esta Duke llega en un momento perfecto porque hace parte del primer lanzamiento de KTM ensamblado en Colombia por Auteco S.A.S., que significa una amplia red de distribución y respaldo en todo el territorio nacional, y porque se realiza su presentación en la feria del sector más importante del país, el XIII Salón Internacional del Automóvil.

Gracias a las directivas de la marca, logramos tener un ejemplar de prueba adelantado, pocos días pero con total libertad para probar la moto más esperada en los últimos tiempos en Colombia. 

Primer contacto
Las fotos habían alimentado nuestra expectativa, ese look deportivo basado en la Super Duke nos hacía pensar en que era la moto soñada por los más jóvenes y por aquellos un poco mayores, y en vivo no defrauda, es compacta pero cada detalle lleva el sello de la marca en calidad y buen gusto, con ese aire radical plasmado en las motos de KTM. Un rápido escaneo y de una, a abrir el puño derecho y conocer de primera mano las virtudes de esta pequeña deportiva.

Su bajo peso y altura del asiento contenida, hace que las maniobras en parado sean un juego de niños, al girar la piña de contacto el cuadro de instrumentos digital cobra vida mostrándonos una cantidad de información seleccionable desde el interruptor del "mode", cuenta además con un pequeño ordenador de a bordo que nos indica el consumo, la autonomía restante o los kilómetros que nos faltan para la siguiente revisión. El diseño de este elemento se integra perfectamente en el pequeño carenaje superior de la farola. Al dar arranque el motor deja oir su suave voz, al ralenti es silencioso pero a medida que sube de vueltas cambia su tono e invita a exigirlo al máximo. La configuración del propulsor monocilíndrico de 4 tiempos y 4 válvulas de carrera corta, llega fácilmente a 11.000 rpm lo que te invita a llevarla arriba de vueltas para sentir el corazón de esta exclusiva máquina. La aceleración es fulminante, sales del semáforo en primera posición y no hay nadie, excepto deportivas de alto cilindraje, que se vayan a la par contigo, superas los 100 km/h rápidamente en 4 marcha y aún te quedan 2. Unos pocos kilómetros en la ciudad y a alistarnos para al día siguiente salir a carretera y hacer las fotos.

En carretera
Como niño con juguete nuevo, esperas que el sol salga más temprano para salir a disfrutar. Son las 7:00 de la mañana y ya estamos rumbo al XRP Motopark en Cajicá, donde realizaremos la prueba en pista. Las prestaciones son cosa de otro mundo, no hay ninguna otra moto en la categoría que acelere como lo hace la Duke, la curva de potencia es aprovechada y tienes respuesta desde abajo para hacer adelantamientos sin dificultad. A medida que sube el cuenta vueltas aumentan las vibraciones, no son molestas pero te avisan, junto al testigo en el cuadro de instrumentos, que debes cambiar de marcha, así conduces normalmente, pero si quieres saber de qué es capaz la Duke 200, olvídate de la luz roja en el tablero, solo escucha el motor y sigue tu corazón. 

Saliendo de la ciudad es inevitable ver la cara de asombro de otros motociclistas, que ven la primera Duke en las calles de Bogotá, es imposible que pase inadvertida por su inigualable estética, pero la cara de asombro se convierte en frustración (por no tener una igual) cuando aceleramos y solo dejamos que vean nuestra rueda trasera, solo eso porque el escape se encuentra en la parte baja del motor, que en teoría mejora el reparto de pesos y su comportamiento. Aceleramos llevando el cuenta vueltas prácticamente hasta el corte de corriente antes de cambiar de marcha, superamos los límites establecidos pero la idea es encontrar la velocidad máxima, 120, 125, 130..... 135 km/h cuando debemos soltar el acelerador por el alto tráfico de la zona, aún así me sentí completamente satisfecho, pues quedé convencido de que bajo mejores condiciones, el odómetro puede ir mucho más allá, además el excelente par motor permite recuperaciones similares a motos de mayor cilindrada.

Al llegar a la pista no dudo en hacer varios giros antes de las fotos, la Duke 200 hace honor al slogan de la marca "ready to race" (lista para correr), sin reglajes especiales ni preparaciones del motor, es muy competitiva gracias también a su excelente parte ciclo compuesta por un chasis multitubular en acero con basculante en fundición con refuerzos y un diseño de vanguardia, amortiguador WP de alta calidad con resorte progresivo que transmite rigidez al usarla en pista y confort cuando transitas con acompañante, frenos de disco en las dos ruedas, adelante de 280 mm con pinza radial de 4 pistones y atrás de 230 mm firmados por ByBre, filial de Brembo para los países del sudeste asiático y se destaca la horquilla invertida WP en el tren delantero de 43 mm de diámetro (el mismo de la superbike de la marca), lo que evidencia el alto nivel de calidad de sus componentes.

Pero como dicen, "al que usa lo ajeno en la calle lo desnudan", las emociones no duraron mucho, la Duke 200 debía regresar al punto de venta donde fue recogida cuatro días atrás, pero nos dejó una agradable satisfacción por haber tenido el privilegio de probar la moto más esperada del año y un profundo agradecimiento con los directivos de la marca por ceder a nuestra petición de prueba "adelantada".

KTM cumplió con las expectativas de los nuevos usuarios, la Duke 200 goza del mejor diseño en la categoría, prestaciones sin igual y un precio ajustado que pondrá a soñar a más de uno con hacer parte de la nueva realeza.

[GALERÍA][GALERÍA]

Back to top