Motos en Colombia | La mejor revista de motos | Bimotos

Zero DS ZF 11.4

Zero DS ZF 11.4

En las dos últimas décadas hemos visto una carrera imparable en el desarrollo de tecnologías que sin pedir permiso se han apoderado del mundo. En el caso de los motores eléctricos, aunque no representan ninguna novedad, las prestaciones y autonomía de las baterías están alcanzando niveles que en poco tiempo, como lo hizo la telefonía celular con los dispositivos fijos, podrán reemplazar a los vehículos de combustión interna.

Luego de la prueba de la versión 2012 de la Zero DS ZF9 realizada a comienzo de año, las directivas de la marca en Colombia nos invitaron a conocer en primicia la más reciente creación de la casa americana, la DS ZF 11.4, una moto que más que una actualización del modelo anterior, es un vehículo completamente nuevo.

Motos Zero

Estética
La apariencia es uno de los apartados más evidentes en la nueva Zero DS, donde tanto el diseño como la calidad de los plásticos y acabados, suponen un nuevo nivel dejando atrás los "peros" encontrados en la versión 2012. La apariencia sigue siendo de una doble propósito deportiva, con diseño minimalista y componentes de primer nivel. Se destaca la horquilla invertida en color bronce y el disco de freno flotante de 313 mm con pinza de anclaje radial y doble pistón firmada por Nissin, un cambio radical frente al básico sistema de la ZF 9. En el falso depósito se encuentra una práctica guantera extraíble con capacidad para elementos pequeños como el impermeable o los guantes. El asiento con dos niveles perfectamente diferenciados, ofrecen mayor confort frente al modelo anterior, donde el pasajero debía conformarse con una pequeña superficie de apoyo. El chasis doble viga es elaborado en aluminio de aviación muy ligero y resistente; cuenta con soportes en la parte baja delantera para albergar las baterías, logrando un centro de gravedad bajo que permite alta maniobrabilidad en la moto.

Motor
La nueva Zero DS cuenta con un revolucionario motor Z-Force que produce 54 HP de potencia, movido por un nuevo pack de baterías resultado de la investigación y desarrollo de la marca, donde cada célula es monitoreada permanentemente para lograr mayor vida útil. El motor refrigerado por aire es sellado y libre de mantenimiento, y cuenta con sistema de regeneración de carga durante la frenada y desaceleración. Además monta un interruptor que permite cambiar la entrega de potencia en dos modos, Eco y Sport.

En marcha
No teníamos duda sobre la respuesta del motor de la Zero DS, pues la ZF 9 nos brindó grandes emociones a bordo. Al abrir la piña de contacto el cuadro de instrumentos digital y análogo realiza la lectura previa al inicio de marcha, encendiendo las luces principales. Pese a que no hay ningún sonido que evidencie que el motor está dispuesto para iniciar la marcha, los 54 caballos pura sangre están prestos para la carrera. La utilizamos en modo Eco mientras la adrenalina subía para descubrir las virtudes anunciadas por el importador, antes de atrevernos a pasarla al modo Sport; aunque la potencia es limitada en esta configuración, es suficiente para ser el más rápido en la ciudad, la aceleración es fulminante desde los primeros metros, dejando caras de asombro a lado y lado de la vía, donde transeúntes y conductores de otros vehículos no pueden creer que se trata de una moto eléctrica.

El conjunto compacto y excelente desempeño de la parte ciclo significan un importante avance frente a la ZF 9 que se sentía más frágil. El nuevo modelo se comporta de manera brillante como vehículo urbano, frena bien, cruza correctamente y acelera como ninguna, es silenciosa y amigable con el medio ambiente. La autonomía declarada es de 203 km en ciudad, superamos los 150 km aún con el indicador de carga con la luz verde sin embargo la conectamos a la corriente para salir a carretera el fin de semana y asegurar el regreso.

Con el tráfico despejado por una amplia autopista, cambiamos la entrega de potencia al modo Sport. Basta con pulsar el interruptor y las prestaciones aumentan de manera súbita, recordándonos la serie de comienzos de los 80s, Automán, donde el vehículo aceleraba de manera brutal pegando a sus ocupantes al respaldo de la silla. El acompañante debe sujetarse fuerte y el conductor apretar el manillar, solo un suave zumbido generado por el giro del motor y el roce de las llantas con el asfalto, acompañan nuestro viaje a un futuro traído al presente. 156 km/h en un poco más de 10 segundos, algo que solo los que vieron la serie o quienes han conducido un dragster pueden entender. Pero de la misma manera que la ZF 11.4 acelera, el indicador de carga de las baterías baja. La autonomía se reduce considerablemente al llevarla a alta velocidad, limitando el viaje a escasos 102 km. 

Bajamos la velocidad a un promedio menos ilegal y disfrutamos de uno de los paseos más económicos que hemos realizado y a la vez tranquilos por haber hecho nuestro aporte al medio ambiente durante el fin de semana. Volvemos a la ciudad al final del día sin abusar del acelerador para no agotar la reserva de energía, que a una velocidad moderada puede extenderse por varios kilómetros más.


La Zero DS ZF 11.4 es una doble propósito para uso urbano, con las prestaciones de una deportiva y una relación costo / beneficio insuperable. Perfecta como medio de transporte limpio y económico, y aunque su precio de venta es elevado, a largo plazo el reducido mantenimiento y bajo costo de la energía hacen que sea la mejor inversión como solución de movilidad.

[GALERÍA][GALERÍA]

Back to top