Motos en Colombia | La mejor revista de motos | Bimotos

ZERO S

Zero Motorcycles S

Zero Motorcycles nos sorprende con su versión S, una naked desarrollada sobre la misma plataforma de la DS que pasó por nuestras manos el año anterior, pero con una apariencia citadina y una configuración que la hace aún más bestial en cuanto a entrega de potencia y prestaciones, pero con la facilidad de manejo típica de una motocicleta automática. Un claro ejemplo de que la era eléctrica está más cerca que nunca.

Zero, la marca de Santa Cruz, California, te hace olvidar los prejuicios y experiencias previas sobre una moto eléctrica. La nueva S ZF 11.4 es algo serio, una moto de verdad, con la potencia que esperas y un comportamiento dinámico que inevitablemente dibuja una sonrisa en tu rostro cada vez que abres el acelerador. Cuando el importador para Colombia nos ofreció la versión urbana de la ZF 11.4 no dudamos en aceptarla ya que la experiencia previa con la DS había sido más que satisfactoria.

Zero Motos

Luego de la charla acerca de la aplicación con la que desde el iPhone o Smartphone puedes controlar las prestaciones la Zero, recibimos las llaves y a sonreir!. La versión S es una naked, una moto de apariencia urbana marcada por sus ruedas de 17 pulgadas con neumáticos de asfalto. La estética es minimalista pero evidencia un avance en cuanto a diseño y acabados frente a las versiones 2013. Sincronizado nuestro Smartphone con la Zero Z, éste se convierte en un computador de a bordo que nos permite ver en tiempo real la velocidad, nivel de carga, autonomía restante, kilómetros recorridos, entre otros datos útiles para la conducción, y además puedes establecer un límite en las prestaciones en la función ECO, para controlarla si la prestas a otro piloto. Este límite se desactiva al cambiar al modo SPORT.

Con un asiento duro y un manillar ancho, adoptamos una posición erguida como en una streetfighter que nos genera una sensación de control. La Zero S es ligera y maniobrable aunque las curvas cerrados se limitan por el ángulo de giro del manillar. Es difícil expresar las sensaciones que transmite un motor como éste, tan diferente a lo que probamos a diario. En el modo ECO la aceleración desde cero no impresiona, es suave los primeros metros pero las recuperaciones permiten alcanzar y adelantar a todos aquellos que nos ganaron en la salida, convirtiéndonos en el centro de atención en medio del tráfico. Es eléctrica?, cuánto cuesta?, corre mucho? son preguntas a las que hay que habituarse en las paradas o semáforos. En teoría sería la equivalente a una 650cc pero con una entrega de par mucho más eficiente, es cuando recuerdo la puesta en marcha de un pequeño motor eléctrico con una batería doble A, en un experimento durante mis primeros años de colegio. Tan pronto se accionaba el interruptor de corriente, el motor giraba al máximo de revoluciones. En este caso no hay brusquedades, traqueteos ni impertinencias, pese a no contar con embrague ni transmisión por variador, todo es suavidad y progresividad en la salida y en los primeros metros. A partir de ahí es necesario agarrarnos fuerte del manillar para no quedar pegados al asfalto cuando alcanza el régimen óptimo de eficiencia.

ZERO S test drive

El modo Sport es otra cosa, aquí desde que abres el acelerador sientes que te halan hacia atrás, la aceleración es tan fuerte que apenas en 5 segundos vas arriba de los 100 km/h y antes de que vuelvas la mirada al frente has alcanzado la velocidad máxima de 153 km/h. Un poco corta en teoría frente a sus equivalentes de combustión interna, pero con unas recuperaciones tan sorprendentes que aún si provienes de una 1.000 quedas impresionado. Además en un uso urbano difícilmente habrá espacio para alcanzar el límite. Tanta potencia es controlada con un sistema de frenos Nissin con pinza de dos pistones adelante y un simple pistón atrás, un apartado muy superior frente a la versión DS probada con anterioridad.

En cuanto a la autonomía, "talón de aquiles" para los vehículos eléctricos, la Zero S declara 220 Km en ciudad, cifra que no alcanzamos a ver debido a la necesidad de recargar en un lugar lejano a nuestra residencia (no hay toma de corriente en el parqueadero) y a la imposibilidad de desmontar las baterías, no llegamos a consumir toda la energía. No obstante en el uso urbano hicimos más de 170 km sin necesidad de recargar y por experiencia de algunos conocidos, sabemos que la Zero es capaz de continuar la marcha aún después de que el indicador de carga se ha vaciado completamente, claro, con unas prestaciones limitadas pero no se para de golpe como sucede con otras motos eléctricas.

Para ayudar en el tema de autonomía, Zero ha dotado a sus motocicletas del sistema "Kers" de frenada regenerativa que se acciona al cerrar el acelerador. Según el fabricante en el modo ECO se logra un porcentaje del 50% de regeneración mientras en SPORT solo alcanza un 10%. En palabras castizas todo empieza a funcionar al revés, se cambia la polaridad del rotor y el motor pasa a ser generador, logrando que el movimiento se convierta en electricidad y el rotor, en vez de acelerar frene. Esta desaceleración la describimos como retención del motor, una sensación para nada molesta y más bien necesaria para ayudar a disminuír la velocidad cuando cerramos el acelerador.

La Era Eléctrica es una realidad, Zero Motorcycles ha alcanzado un nivel de prestaciones capaz de sorprender al piloto más experimentado, con una autonomía aceptable para una moto urbana, y con capacidad de visitar municipios aledaños con seguridad y la mejor relación costo / beneficio.

Back to top